lunes, 23 de febrero de 2015

TENGO DEGENERACIÓN MACULAR EXUDATIVA … ¿CUÁL ES MI PRONÓSTICO?

 La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) tiene dos formas importantes. En primer lugar, la forma atrófica (80-90% de todos los casos de DMAE) que por el momento no dispone de ningún tratamiento efectivo. En segundo lugar, la forma neovascular (10-20% de todos los casos de DMAE) que dispone de tratamientos muy eficaces, capaces de evitar la ceguera causada por esta enfermedad. 


La DMAE neovascular o exudativa se caracteriza por la formación de vasos sanguíneos anormales (neovascularización) por debajo de la retina que causan encharcamiento y hemorragias en la retina. Esto hace que aparezcan manchas en la visión y se vean deformadas las imágenes. El tratamiento con inyecciones intraoculares de medicamentos antiangiogénicos es esencial para prevenir la pérdida de visión irreversible que sin este tratamiento aparece en todos los casos. Pero este tratamiento debe hacerse correctamente.
El pronóstico de la DMAE neovascular o exudativa depende fundamentalmente de los siguientes factores:
1.     Tiempo desde la aparición de síntomas hasta el inicio del tratamiento con inyecciones intraoculares de medicamentos antiangiogénicos
Cuanto antes se empieza el tratamiento con las inyecciones intraoculares mejor será el pronóstico de visión. Cuando el tratamiento se inicia después de más de 2 meses de haber empezado los problemas de visión el pronóstico es peor. En cambio, si el tratamiento se inicia antes de 2 meses de haber empezados los problemas de visión el pronóstico mejora enormemente
2.     Frecuencia de inyecciones intraoculares de medicamentos antiangiogénicos
Es imprescindible empezar el tratamiento con 3 inyecciones espaciadas entre sí 4 semanas para garantizar un buen resultado visual. Si se tarda más tiempo en administrar las 3 primeras inyecciones el pronóstico es peor y será difícil recuperar vista. En adelante, el tratamiento es crónico y de por vida, siendo necesario un número aproximado de 7 inyecciones en el primer año de la enfermedad, 4 en el segundo año de  la enfermedad, y al menos 3 inyecciones en el tercer año de la enfermedad. Recibir menos inyecciones en los 3 primeros años de la enfermedad hace que el pronóstico de la visión sea peor y no pueda recuperarse de ninguna manera.





3.     Frecuencia de visitas de seguimiento para controlar la actividad de la DMAE neovascular
En función de varios signos del examen ocular y de la respuesta al tratamiento se puede optar por una pauta de seguimiento con menos inyecciones pero con visitas mensuales fijas de por vida (seguimiento ”a demanda”), o bien por una pauta de seguimiento con inyecciones en cada una de las visitas que se espacian progresivamente (seguimiento “tratar y extender”). Si el seguimiento se retrasa en el tiempo más allá de 2 meses el pronóstico visual empeora mucho.
4.     Tipo de lesión neovascular presente en la tomografía de coherencia óptica
El tipo de lesión que el especialista en DMAE detecte a través de la exploración con tomografía de coherencia óptica (OCT) es una de las cosas más importantes para saber el pronóstico visual de la DMAE neovascular. El tipo de lesión de mejor pronóstico visual y que menos inyecciones va a necesitar es la neovascularización de tipo 1. El tipo de lesión de peor pronóstico visual y que más inyecciones va a necesitar es la neovascularización de tipo 2. La neovascularización de tipo 3 tiene un pronóstico intermedio entre las anteriores.





  •  EL TRATAMIENTO CON INYECCIONES INTRAOCULARES DEBE INICIARSE ANTES DE 2 MESES DESDE EL COMIENZO DE LOS PROBLEMAS DE VISIÓN

  •  EL TRATAMIENTO DEBE INICIARSE CON 3 INYECCIONES INTRAOCULARES ESPACIADAS 4 SEMANAS ENTRE UNA Y OTRA
 
  • LOS CASOS DE DMAE NEOVASCULAR DEBEN SEGUIRSE MUY DE CERCA CON VISITAS CADA 4-8 SEMANAS PARA MEJORAR EL PRONÓSTICO VISUAL

  • EL TIPO DE LESIÓN ANALIZADO POR ESPECIALISTAS EN TOMOGRAFÍA DE COHERENCIA ÓPTICA ES FUNDAMENTAL PARA EL PRONÓSTICO VISUAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario